miércoles, 11 de abril de 2018

UN ACTO DE AMOR

Hace un par de años conocimos a María Alejandra Pérez, una joven emprendedora de la ciudad de Mérida en Venezuela cuyo carisma y buena energía la vincula de manera especial al público infantil. Ella sostiene un emprendimiento llamado “Tuñeca”, el cual constituye una franquicia que ofrece a los más pequeños muchas cosas hermosas que hacen de sus vidas más alegres: juguetes, ropa, accesorios, piñatas y objetos para ambientar las fiestas infantiles, entre otras. En una de esas conversaciones espontaneas que sostuvimos con María Alejandra supimos de su vínculo con la Fundación Mundo de Valientes, la cual fomenta entre otras acciones loables, ayudas a los niños con cáncer que reciben sus tratamientos médicos de curación y sanación en el Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (IAHULA) en la ciudad de Mérida. Ese detalle nos tocó el corazón porque nosotros en el Club Amigos del Oso Frontino procuramos que todos los niños merezcan atención y amor. De esta manera, surgió la idea de sumar fuerzas y atender a algunos de estos niños maravillosos.

Gracias a las ayudas recibidas a través de nuestras búsquedas de ayuda internacional “Crowdfunding Campaigns” pudimos producir algunas camisetas con el logo de nuestro club para donárselas a varios niños de nuestras montañas y ¡que mejor motivo que comenzar esta muestra de amor que con los niños atendidos por la Fundación Mundo de Valientes!

El Club Amigos del Oso Frontino ahora está formando parte de la vida de estos niños maravillosos y sabemos que lucirán estas camisetas con mucho orgullo. Podamos dar fe que todo ha sido UN ACTO DE AMOR. Nuestra mayor satisfacción y recompensa es percibir la alegría y luz de los niños y saber que este humilde gesto nos ha servido para vincular nuestra misión de educar y promover el amor por nuestro oso frontino y su ambiente.

Tú también puedes ser parte activa y queremos invitarte a apoyar al Club Amigos del Oso Frontino para juntos poder continuar nuestra misión educativa. Aprovechamos la ocasión para manifestar nuestra gratitud a quienes han creído en nosotros y lo han manifestado con esa valiosa ayuda económica que nos ha permitido producir estas camisetas, cubrir los gastos de dar charlas y adquirir una computadora para el club, entre otras cosas… Un millón de GRACIAS  a Wendy Gardner, Mike y Donna Dee, Genevieve Hamelin, Roslyn Frank, Luis Palomares, Christina Larkins, Carlos Vergara, Michelle Martín, Miguel Sánchez y Carlos Dávila, María Alejandra “Tuñeca” y la Fundación Mundo de Valientes.

Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre (Jean-Jacques Rousseau).