martes, 7 de noviembre de 2017

OSO FRONTINO: EL GRAN JARDINERO

El oso frontino, en complicidad con algunas aves y otros pequeños vertebrados, contribuye a regenerar el hogar que le da cobijo y alimento. Oso y vegetación forman una estrecha dependencia que ayuda al desarrollo de otras formas de vida, incluyendo al hombre. Cuando el oso encuentra un árbol o arbusto en fructificación, lo trepa y rompe ramas para alcanzar el suculento alimento. De esta forma, algunos frutos caen al suelo y son aprovechadas por otros animales que no pueden trepar. Los espacios abiertos por la acción del oso en los niveles superiores del bosque, permite la entrada de los rayos solares hasta los niveles inferiores y el suelo, ayudando a que otras plantas se desarrollen. 

En su constante merodeo, el oso transporta polen de unas plantas a otras en su abundante pelaje y hocico, favoreciendo así la polinización de una amplia variedad de plantas. De la misma manera, el oso va defecando en sitios lejanos al lugar donde originalmente se alimentó contribuyendo a la fertilización de los suelos. En las heces que deposita frecuentemente van quedando abundantes frutos semi-digeridos y sus semillas. Con el paso del tiempo algunas de esas semillas germinarán hasta convertirse en árboles o arbustos iguales a los que le dieron alimento al oso. De hecho, muchas semillas pueden germinar más rápido cuando pasan por el estómago del oso. (Texto tomado del libro "Un Oso Venezolano: el oso frontino" escrito por Denis Alexander Torres y Edgard Yerena, publicado durante el año 2015 en Caracas, Venezuela, por la Fundación Empresas Polar. 89 páginas).

Haz clic sobre la imagen para verla más grande

Estas son heces reales dejadas por un oso frontino en el bosque nublado de San Eusebio, Mérida, Venezuela. Fíjate que están llenas de frutas que pasaron por su estómago sin ser digeridas.

Las frutas dejadas en estas heces son de un árbol llamado localmente "canelo", es una Laurácea del género Ocotea.

Aquí puedes ver un poco más de cerca las heces con las frutas de "canelo" en estado de descomposición. Con el tiempo germinarán las semillas de algunas de esas frutas.

Aquí puedes ver las frutas que dejó el oso frontino en unas de las ramas del árbol que aprovechó como alimento. Su color oscuro indica que estaban bien maduras.

¿Interesado(a) en adquirir la versión digital en pdf del libro Un Oso Venezolano: el oso frontino? Escríbenos a: torreoso@gmail.com para información sobre el precio y forma de pago. Se puede comprar a nivel internacional.